martes, 18 de abril de 2017

No se por dónde empezar...

Realmente no sé por dónde empezar,
los días han sido oscuros últimamente.
Me ocupo de mi misma más que nunca,
aunque admito que, todavía, es más por inercia y supervivencia
que por placer.
Las reflexiones parecen no cubrir el vacío
y mi voluntad forcejea con las cadenas de los principios.
Pero hoy es un día especial, un día que no debería ser,
un día fuera de lugar, torcido, corrupto;
quizás es por eso que me permito romper las reglas,
ser más directa.

De pronto me pregunto ¿Más directa con qué?
¿Qué es lo que quiero decir?
Emprendí el viaje que se suponía
debía ser de festejo y felicidad,
y no quiero arrastrarte, decirte que es triste
y melancólico; sino que no se me escapa
que de alguna u otra manera
tenías que estar acá,
y que tu ausencia en todo esto
no me pasa desapercibida.

No sé qué deparará el futuro cercano,
qué caminos recorre tu alma.
Entiendo que no sea el momento de lidiar
con todo esto, que es una tarea y trabajo
que no necesitas,
que toca ocuparse de uno mismo,
pero si todavía no se fue todo al demonio,
frente a la ocasión
espero, al menos
consideres confiar en la verdad
que una vez abrazaste. 
Por mi parte seguiré trabajando
en lo que con tanto valor me enseñaste.



I Miss You




No hay comentarios :

Publicar un comentario

¡Gracias por dejarme tus letras, te aseguro que pronto recibirás las mías!