domingo, 4 de enero de 2015

2015

Así comienza el 2015, sin un balance, sin comparación. Aun así algo marcó el 2014 y sé que provocará un  antes y un después. La marca es una marca de ausencia. Algo que no sucedió -mejor dicho algo que no hice- es lo que ahora me indica el camino a seguir  puesto que no pienso actuar de la misma manera. El comienzo de un nuevo año es algo simbólico y esta vez pretendo creer que todo será diferente, porque así lo quiero y así lo será. Es difícil-sino inútil- intentar compartir algo sin decirlo o mostrarlo, intentar hacerse entender con enigmas o información sesgada. El fin de estas letras tendrá que ser otro, el de desearles un hermoso inicio de año a los visitantes frecuentes y a los desconocidos, a los que por una u otra razón caen en este océano y deciden hacer la plancha un rato antes de acostarse en la arena.


Hasta pronto!


 

2 comentarios :

  1. Felices días! Azul. Estos, y todos... :)

    Y mucha suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Cristal! ¡Que los vientos sean favorables a tus sueños!

      Eliminar

¡Gracias por dejarme tus letras, te aseguro que pronto recibirás las mías!