viernes, 18 de abril de 2014

No te recuerdo...

Se que mi abuela podía cocinar los más exquisitos manjares, se que la masa más simple en sus manos se convertía en una delicia incomparable. Mientras atardece mantengo la vista en el horizonte y llega a mi un aroma a pan casero. Ahora caigo en la cuenta de que no tengo memoria de mi abuela, me pregunto si acaso habré llegado a probar alguna de sus recetas. Curiosamente una especie de fantasía, quizás vestigios de un recuerdo ahogado o un anhelo sutilmente disfrazado, recurre a mi mente cada vez que huelo pan casero.
 En la visión me veo en la casa de mis abuelos, a la espera en una mesa alta mientras una figura borroneada saca algo del horno. 
 Una sensación cálida me invade pero esta se desvanece rápidamente al intentar precisar algún detalle.
 Que sensación más extraña...


Sé que no te recuerdo, pero aún así pienso en ti...

2 comentarios :

  1. Qué belleza!!!
    Es tan cálido tu sentir...

    Te envío mi abrazo.
    Dani..

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejarme tus letras, te aseguro que pronto recibirás las mías!